EL HUERTO DE GETSEMANÍ 2da Parte

“Ahora está turbada mi alma; ¿ Y que diré?
¿Padre, sálvame de esta hora? Más para esto
he llegado a esta hora”
Juan 12:27

Con este versículo comenzamos entendiendo que Jesús ya sabía cual era su propósito, y era, el de morir por nosotros. Antes de ir a Getsemaní ya empezaba a sentirse turbado, pero no por ello dejo de darnos más y más enseñanzas.

Encuentra AQUÍ la primera parte de este estudio.

“Se levantó de la cena, y se quito su manto,
y tomando una toalla, se la ciño.
Luego puso el agua en un lebrillo, y comenzó
a lavar los pies de sus discípulos, y a enjugarlos
con la toalla con la que estaba ceñido”
Juan 13: 4 – 5

El creador de las galaxias, el creador de los cielos y de la tierra, de las plantas, de las frutas, de los ángeles y querubines, el Creador de todo lo existente, la razón de nuestra existencia, agachado ante sus criaturas lavándoles los pies.

Fue algo que sus discípulos no entendieron en ese momento, pero ahora es una de las más grandes enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, mostrándonos que si el siendo Dios, hizo aquello con sus discípulos, nosotros ¿como no vamos a hacer lo mismo con nuestros hermanos? Nunca nos consideremos más grandes que otras personas.

“Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estaís, aunque no todos.
Porque sabía quíen le iba a entregar; por eso dijo:
No estáis limpios todos”
Juan 13: 10 – 11

Aquí Jesus nos revela acerca de quién le iba a entregar, que aquella persona nunca tuvo la salvación. Sin embargo, Jesús nunca lo trato de manera diferente a como trataba a los demás. Judas Iscariote, fue amado igual que los otros discípulos. Y he aquí otra enseñanza: Nunca nos amarguemos por culpa de otra persona!

RECOMENDADO PARA TI: 6 Maneras De Encontrar Refugio Cuando Las Finanzas Caen

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios,
creed en mi también”
Juan 14: 1

Jesús los anima a estar firme ya que después de lo que iba a ocurrir ellos estarían bastante confundidos, iban a enfrentarse al mundo, al temor, iban a enfrentar la culpa, el desánimo, la desesperanza y se iban a deprimir. Estas palabras que Jesús dijo a sus discípulos en la cena también son para nosotros.

“No se turbe vuestro corazón”

Perder la serenidad
Perder la calma interior
Confusión – Desesperación

Jesús dijo que nos enviaba como ovejas en medio de lobos. Es decir que estamos rodeados de lobos. El lobo es un animal que tiene como plato favorito las ovejas.

Lo que nos va a dar fuerza y no nos va a permitir desfallecer ni desanimar es creer en Dios, nuestra fe.

“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido;
porque mayor es el que están en vosotros,
que el que está en el mundo”
Juan 4: 4

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;
y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.
Juan 5: 4

La fe es la confianza de que las promesas de Dios son reales.

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay;
si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a
prepara lugar para vosotros.
Y si me fuere y os preparare el lugar, vendré otra vez,
Y os tomaré a mi mismo, (arrebatamiento)
para que donde yo estoy, vosotros también estéis”
Juan 14: 2, 3

Encuentra aquí la primera parte de este estudio: EL HUERTO DE GETSEMANÍ 1RA PARTE

____________________

muchasPredicas.com
© 2017

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *