¿PARA QUÉ VAMOS A LA IGLESIA?

La adoración de corazón, es agradable para Dios.

¿Para que vamos a la Iglesia? En este corto texto encontrará una guiá para dar respuesta a este interrogante

Vamos a adorar a Dios! Y que es adorar a Dios? Alabar, Honrar y Servir. Rendir honor a un ser superior, rendir tributo, gloria, alabanza. En griego significa besar la mano como señal de respeto, como se acerca un perro a su amo, reconocimiento de la grandeza de aquel que es adorado. Cuando damos a otro ser adoración es vanagloria ya que solo Dios posee las características que lo hacen digno de ser adorado.

Veamos a la luz de la biblia. Jesús cuando fue tentado lo vemos en el evangelio San Lucas Cap. 4. Ver. 6, 7, 8.

El Señor en este pasaje nos deja claro a quien debemos adorar:
6. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 7. Si tu postrado me adorares, todos serán tuyos. 8. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás..

En el libro del Apocalipsis

Cap. 4 Ver. 11 Y en la carta a los Romanos Cap. 11 Ver. 36 Da una clara explicación de porqué Él y solo Él es digno de ser alabado y adorado.

Apocalipsis Cap. 4 Verso 11. Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas por tu voluntad existen y fueron creadas. Romanos Cap. 11 Ver 36. Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Aquí vemos un reconocimiento de la grandeza de Dios y la reacción que provoca en sus hijos. Adoración es el corazón ocupándose de Dios, cuando hay una verdadera adoración se enfoca en Dios en lo que Él es en su esencia no en la que tiene su mano para dar y hacer. Fuimos creados para tributar adoración a Él.

“Todos los llamados de mi nombre para gloria mía los he creado, los formé y los hice”.
Isaías Cap. 43 : 7

Para llegar a un concepto aún más claro de que es adoración veremos la diferencia entre Orar, Alabar y Adorar. En primera instancia, Orar se refiere a un clamor de un alma consiente de su necesidad. Alabar cuando el pecador entiende lo que hizo Cristo en la cruz reconoce a su salvador y lo llena de agradecimiento. Adorar es entablar una amistad, sentarse a conversar con humildad apreciar el valor de su salvador, es sentir admiración por lo que Él es.



Adoración en vano.

Hizo lo recto ante los ojos de Jehová. Anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse ni a derecha ni a izquierda, ese camino de David fue de intimidad, humildad e integridad. El formalismo no va con la adoración, tratar de aplicar formulas, técnicas o tácticas externas, tratar de utilizar un conjunto de rituales

Veamos Amos 5: 21-23

21. Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no complaceré en vuestras asambleas. 22. Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni mirare a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados. 23. Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos.

Una adoración en vano es un ritual sin corazón, religiosidad e hipocresía, para brindar una verdadera adoración no debe existir en nuestras vidas ningún tipo de dios ajeno en ninguna de nuestras áreas, así que el llamado al arrepentimiento es derribar esos altares, que construimos nosotros mismos y que otros construyeron en nuestra vida, y convertirnos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y de todas nuestras fuerzas, como ejemplo tomamos a el rey Josías en 2 Reyes Cap. 23 y 24.

Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reino en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. 2. E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes Cap. 22: 1 – 2

En estos versos vemos dos cosas:

3. A los dieciocho años del rey Josías, envió el rey a Safán hijo de Azalía, hijo de Mesulam, escriba, a la casa de Jehová, diciendo:

4. Ve al sumo sacerdote Hilcías, y dile que recoja el dinero que han traído a la casa de Jehová, que han recogido del pueblo los guardianes de la puerta,

5.Y que lo pongan en manos de los que hacen la obra, que tienen a su cargo el arreglo de la casa de Jehová, y que lo entreguen a los que hacen la obra de la casa de Jehová, para reparar las grietas de la casa;
6. A los carpinteros, maestros y albañiles, para comprar madera y piedra de cantería para reparar la casa;
7. Y que no se les tome cuenta del dinero cuyo manejo se les confiare, porque ellos proceden con honradez.

Una característica de los que hacían la obra es que trabajaban fielmente y procedían con honradez

12. luego el rey dio orden al sacedote hilcías, a Ahicam hijo de Safán a Acbor hijo de Micaias, al escriba safan y a Asaias siervo del rey, diciendo:
13. id y preguntad a Jehová por mi y por el pueblo, y por todo Judá listo.

Estudio Bíblico EL ÚLTIMO DÍA DE JESÚS.

________________________

© muchasPredicas.com

También te podría gustar...